La tesis doctoral de Miguel Mora Gómez concluye que las revisiones periódicas suponen una mejora en la eficiencia energética y un ahorro en los costes totales de operación 

El ingeniero agrónomo de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche Miguel Mora Gómez acaba de doctorarse con la tesis ‘Eficiencia energética y mantenimiento de grupos sumergidos de pozo profundo en comunidades de regantes’, bajo la dirección de los profesores Ricardo Abadía Sánchez y Carmen Rocamora Osorio. Junto con sus compañeros de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO) de la UMH, los también ingenieros agrónomos Alberto Hernández García y Jorge Vera Morales, Mora ha fundado ‘Moval Agroingeniería®’, empresa de servicios de ingeniería especializada en el sector de la agricultura.

Fruto de su ejercicio profesional como asesor en materia de gestión para comunidades de regantes, Miguel Mora percibió que existía un vacío importante en la gestión de los bombeos de pozo: “Consumen gran cantidad energía y, sin embargo, no se suele realizar ningún tipo de mantenimiento preventivo”. Por ello, el ingeniero agrónomo decidió investigar en este sentido para promover medidas prácticas que permitan transferir el conocimiento académico a la realidad del sector.

Bombeos de pozos y mantenimiento preventivo

Watering // Pixabay CC

Watering // Pixabay CC

Miguel Mora explica que su tesis doctoral es, sobre todo, un trabajo de investigación aplicado que persigue proponer estrategias para mantener la eficacia energética de grupos sumergidos de pozo profundo en comunidades de regantes. “El 80% del consumo energético del subsector de regadío proviene de la extracción de aguas subterráneas”, cuenta el ingeniero. Los pozos suponen una fuente estratégica de recursos hídricos ya que, según explica el doctor por la UMH, aportan el 20% de las necesidades agua de riego nacional y desencadenan en el 38% de la producción agraria final.

El profesional asegura que cuando se lleva a cabo un mantenimiento preventivo de los equipos de pozo se produce un descenso del consumo de energía y un aumento de la eficiencia energética. Por otro lado, asegura, una reparación -mantenimiento correctivo- cuesta aproximadamente el doble que un mantenimiento preventivo rutinario. Por tanto, se reducen los costes y la garantía de suministro al regante es mayor. “Si un pozo nunca se revisa termina por romperse y eso es lo que se debe evitar a toda costa”, enfatiza Miguel Mora.

“Si un pozo nunca se revisa termina por romperse y eso es lo que se debe evitar a toda costa”

La investigación

Para ejecutar su trabajo de investigación, el socio fundador de Moval Agroingeniería® ha estudiado un total de 23 instalaciones. “Resulta desolador que ninguna de ellas siguiera un mantenimiento de tipo preventivo”, subraya. Aunque la eficiencia energética real medida en campo de estos pozos es del 50’2%, la potencial se encuentra en el 63’8%. “Hay una brecha muy severa entre lo que se obtiene y lo que se podría conseguir”, asegura Mora. A juicio del experto, el potencial de ahorro es muy elevado.

La tesis propone una serie de indicadores de diagnóstico y una metodología para llevar a cabo el mantenimiento preventivo. De esta forma, se analiza el impacto que tendría en el funcionamiento y en la eficiencia energética de los bombeos. Del análisis se extrae que el ahorro energético potencial medio sería del 21,2 % y el ahorro económico en los costes de explotación sería de un 17% para 22 de los 23 pozos estudiados.

Miguel Mora con el director de la EPSO, Ricardo Abadía, durante el VIII Congreso de Agroingeniería.

Miguel Mora con el director de la EPSO, Ricardo Abadía, durante el VIII Congreso de Agroingeniería.

En el pozo de validación se ha efectuado el mantenimiento recomendado en la tesis y se ha analizado el equipo de bombeo antes y después como medida de verificación. Los datos obtenidos concluyen que se ha reducido el consumo de energía en un 7’7% y se ha ahorrado en los costes totales de operación un 8’1%, incluida la inversión necesaria en mantenimiento. El dato es determinante, según explica Miguel Mora, porque en muchas comunidades de regantes la principal partida presupuestaria va destinada a la energía, por tanto, cualquier mejora en la eficiencia energética tiene un impacto inmediato en la reducción de los costes para los regantes y en una disminución de emisiones contaminantes a la atmósfera.

“Hay una brecha muy severa entre lo que se obtiene y lo que se podría conseguir”

Tranferencia

“Somos un referente en agricultura pero nos queda mucho por hacer”. De esta forma se refiere Mora a la falta de transferencia del conocimiento académico al campo.

Una de las grandes conclusiones de la tesis doctoral de Mora Gómez es que si se invierte en mantenimiento en pozos de bombeo, luego se recupera con creces. Para seguir mejorando la gestión de bombeos de pozos, Mora considera imprescindible sustituir la actual “cultura de la reparación” por la “cultura del mantenimiento preventivo”, introducir energías renovables -como la solar fotovoltaica- e implementar equipos para el control telemático del funcionamiento.

El antiguo alumno de la UMH subraya la necesidad de impulsar la innovación, la investigación y el desarrollo en el sector agroalimentario para lograr un medio rural sostenible y equilibrado en términos sociales, económicos y medioambientales.